Quimioterapia a la carta.

Escrito por cienciaenlasnoticias 07-12-2016 en Genética. Comentarios (0)

 Últimamente ha evolucionado las informaciones que tenemos sobre el cáncer, sobre sus causas y tratamientos. Se ha ido sabiendo que muchos tumores podían generarse a partir de fallos genéticos dentro de las células normales.

 Frente a la quimioterapia, que ataca a todas las células para dañar también a las cancerosas, se comenzaron a crear fármacos para mutaciones específicas detrás de tipos concretos de cáncer. Junto a estos medicamentos, aparecieron también los test diagnósticos que permitían saber si el paciente tenía una mutación específica que le haría responder bien a ese tratamiento.

 La semana pasada la empresa Foundation Medicine se mostraba convencidos de encontrarse en el centro de una nueva revolución. Gracias a las mejoras y el abaratamiento de las técnicas de secuenciación, la aparición de nuevos tratamientos para mutaciones específicas y el manejo de los datos ofrece la posibilidad de utilizar la información que tenemos para combatir el cáncer. La empresa recordaba como ahora se sabe que el cáncer de dos personas puede tener el mismo aspecto bajo el microscopio pero luego pueden ser muy diferentes molecularmente, lo que hace que el cáncer se pudiera afrontar con un fármaco empleado contra una mutación que afecta al cáncer de mama para tratar un cáncer gástrico en el que también se encuentre ese cambio genético.

 Esta revolución se cataloga como un paso más para el tratamiento personalizado del cáncer, ya que en lugar de buscar las mutaciones más probables (como se hace ahora), tienen la capacidad de escarbar entre 315 genes relacionados con el desarrollo del cáncer, pudiendo encontrar dichos tipos de mutaciones. Este "test" sería más acertado ya que los oncólogos no tendrían que apostar sobre que tipos de mutaciones se pueden dar. Además, permite obtener mucha más información a partir de las biopsias de los pacientes, muestras del cáncer escasas y difíciles de obtener.

 Una vez identificadas las mutaciones, la información se cruza con la que tienen en su base de datos de cerca de 100.000 pacientes. Así tratan de aprender qué funcionó en otras ocasiones, casos raros incluidos, para diseñar la mejor combinación de fármacos para la combinación de mutaciones del paciente. Este sistema tiene su versión para tumores sólidos y hematológicos, e incluye la biopsia líquida, una forma de detectar algunos tipos de cáncer a través del ADN que estos sueltan al torrente sanguíneo.

 No obstante, hace falta más evidencia sobre el beneficio clínico que supone el tratamiento del cáncer con medicina personalizada frente a los tratamientos convencionales. Citando como ejemplo un análisis de 570 ensayos clínicoscon más de 32.000 pacientes donde se observó un beneficio estadísticamente significativo de más de tres meses de supervivencia libre de progresión en aquellos pacientes que fueron tratados en base a dichos tratamientos.

 Unos de los mayores problemas es el coste del producto, algo superior a los 5.000 dólares. De manera convencional, los pacientes reciben una serie de tratamientos y se van probando nuevos fármacos con un alto componente de ensayo y error. Es posible que cuando los fármacos habituales no funcionen y el paciente se vaya quedando sin opciones se plantee la posibilidad de realizar un análisis como el de Foundation Medicine. Realizar la inversión en su test al principio abarataría los costes del tratamiento, porque evitaría dar al paciente fármacos con un coste muy elevado que no se sabe si van a funcionar. Ahora, en España, en algunas comunidades, son las propias farmacéuticas que venden fármacos para mutaciones concretas las que financian los test.

 Esto es muy relativo ya que pueden pasar muchas cosas y pueden haber muchos nuevos avances respecto a esta nueva revolución sobre el cáncer.

Paula Sanabria. (miembro del equipo de redacción del blog)