El órdago de Hawking

Escrito por cienciaenlasnoticias 15-11-2017 en astronomía. Comentarios (0)

La última intervención realizada por Hawking fue en la Cumbre Tencent WE en Pekín. El cosmólogo, gran divulgador científico británico tiene muchos conocimientos, pero hoy nos centraremos en sus conocimientos sobre el universo. Desafiando a los geólogos, quienes no se atreven a aportar una fecha exacta para el colapso del mundo, Hawking no solo da un periodo de tiempo hasta dicho final, sino que le sitúa relativamente cerca. Estoy hablando de 600 años, obvio que ninguno de nosotros estará presente en ese momento, al menos con los conocimientos biológicos actuales, pero si lo comparamos con los millones de años que carga nuestro planeta, es un suspiro

Dentro de las teorías del fin del mundo se encuentran "La desaparición del Sol", "Virus mortíferos" o "La implosión y posterior contracción del universo", pero el físico no apunta a nada de esto, su culpable es el propio ser humano, quien destruirá el planeta que le dio la vida, debido a las grandes demandas energéticas y al imparable aumento de la población. Stephen Hawking ya habría anunciado previamente, y cito textualmente: "el ser humano no podrá sobrevivir a menos que abandone el planeta en los próximos 1000 años", he aquí la muestra del mal humano, en el transcurso de un año la fecha ha empequeñecido cuatrocientos años.

¿Cuál es la alternativa de la humanidad?

Lo correcto sería tratar de cambiar nuestros malévolos actos, a mejor digo, pero si después de tantos miles de años de existencia no hemos cambiado, es muy difícil hacerlo ya. Entonces lo más fácil es buscar otro planeta habitable. Según Hawking el mejor candidato que se conoce de momento es Alpha Centauri, y según yo, de poder encontrar otro planeta habitable, acabará exactamente igual que acabará este, a menos que nos concienciemos de que La Tierra es un ser vivo más. No podemos ir saltando de planeta en planeta agotando sus recursos, pues deberíamos emplear todos nuestros conocimientos para echarle una mano al mundo en lugar de gastar recursos financieros investigando otros astros.


Hecho por: Diego Diestro Sánchez