Noticias científicas

Noticias científicas

Comentarios y análisis de noticias científicas o relacionadas con la ciencia, que aparecen en la prensa, etc, desarrollados por alumnos de Bachillerato.

¿Dieta vegetariana?

Escrito por cienciaenlasnoticias 23-11-2016 en nutricion. Comentarios (0)

Últimamente estamos viendo a mucha gente que difunde el veganismo/vegetarianismo por el mundo. Nos cuestionamos sobre porqué lo hacen pero no sabemos la respuesta, por lo que aquí intentaremos explicar este tipo de dieta, de lo que se trata y de los beneficios y perjuicios que trae consigo.

Antes de nada debemos saber diferenciar veganismo (vegetariano estricto) y vegetarianismo (ovo-lácteo vegetariano), en este caso solo en base a nuestra nutrición, es decir, sin profundizar en temas morales, etc. Cuando hablamos de veganismo nos referimos a una dieta a base únicamente de productos de origen vegetal. Por otra parte, una persona que lleve una alimentación vegetariana podrá consumir alimentos de origen vegetal pero también algunos de origen animal, concretamente leche y huevos. Esto no quiere decir que no haya personas que no solo se alimenten de dichos productos y se consideren vegetarianos/veganos, pero ahí ya entran otras subcategorías de dichos nombres como ‘’flexitariano’’ (si sigue una alimentación vegetariana o vegana excepto cuando la situación social requiere comer producto animal), ‘’pescetariano’’ (no come carne, leche o huevo de animales terrestres, pero sí peces y otros animales marinos), etc.

Es importante destacar que, aunque existen ciertos nutrientes candentes que han de ser objeto de especial atención en estas dietas, –por ejemplo, proteínas, ácidos grasos omega-3, hierro, zinc, yodo, calcio, vitamina D y vitamina B12– tan solo la última supone un auténtico reto a la hora de alcanzar los niveles adecuados, hablando sobre dietas estrictamente veganas. Si llevas una dieta vegetariana, la vitamina B12 puedes encontrarla perfectamente en los huevos y en la leche y derivados, también en vegetales como la soja, en algas... Aunque sí que es cierto que en una cantidad menor a la que ofrecen las carnes, siempre está la opción de ayudarte a base de suplementos de vitaminas para mantener unos niveles adecuados.

Más allá de ser vegetariano, vegano, ovo-lácteo o flexitariano, sí que hay un consejo que tiene pinta de ser beneficioso. En general, los consumidores tenemos una ingesta bastante baja de alimentos de origen vegetal y nuestra salud se vería favorecida sin cambiáramos fuentes alimentarias que no son vegetales por las que sí lo son.

Por lo tanto, los beneficios de ser vegano/vegetariano son un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (los alimentos vegetales no tienen colesterol y, además, suelen ser pobres en grasas saturadas),  menor tasa de hipertensión (debida a un menor consumo de sal, presente en embutidos y alimentos preparados; mayor consumo de minerales como el potasio, etc.), menor tasa de diabetes (mayor ingesta de carbohidratos complejos en lugar de simples: cereales, frutos secos, legumbres...), etc. Es decir, esta dieta disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades.

Por otro lado, todo tiene su medida. Evidentemente el exceso de casi cualquier cosa no es saludable y, por supuesto, una alimentación con demasiadas grasas saturadas es altamente peligrosa. Pero esto no significa de ninguna manera que este tipo de grasas sean perjudiciales o innecesarias. Pero, increíblemente, no hay ningún aspecto negativo respecto a seguir esta dieta, exceptuando lo que ya hemos dicho: la posible carencia de proteínas, hierro, vitamina B12, calcio y ácidos grasos omega 3, pero ello tiene solución. También se dice que no es recomendable seguir este tipo de alimentación durante la infancia, adolescencia, embarazo, lactancia y tercera edad, pero tampoco se ha demostrado si siguiéndola correctamente tendría unos efectos tan negativos como los que se piensan.

Para finalizar, claro que es verdad que los seres humanos somos omnívoros y que para ‘’la mayoría’’ alimentarse de esta forma no tiene sentido, pero todas las personas tienen libertad de pensamiento, aunque siempre hay que pensar en la salud antes de nada y reflexionar sobre ello todo lo que se pueda, actuando de una forma racional.


Carmen C. (miembro del equipo de redacción del blog)

UN MARCADOR GENÉTICO REGULA LA RECUPERACION CEREBRAL TRAS UN ICTUS

Escrito por cienciaenlasnoticias 07-11-2016 en BIOMEDICINA. Comentarios (0)

La recuperación de los pacientes que han sufrido un ictus viene determinada por la genética, según un estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) que ha sido publicado en la revista Cell Death and Differentiation del grupo Nature. Los investigadores han comprobado que dos variantes de una proteína sirven para determinar el pronóstico funcional tras una hemorragia intracerebral.

Científicos del Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca), pertenecientes también al Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL), han descubierto que la información genética determina la mejor o peor recuperación cerebral tras padecer un ictus.

La hemorragia intracerebral se produce cuando se rompe un vaso sanguíneo en el cerebro de forma espontánea no traumática. Este tipo de ictus es el que mayor tasa de mortalidad tiene, ya que el 50% de las personas que lo sufren no sobrevive al primer mes y aquellos que sobreviven tienen un elevado riesgo de padecer secuelas y presentar distintos grados de discapacidad.

Mediante el análisis de un polimorfismo conocido del gen Tp53 humano, esto es, una mutación puntual en el ADN que está presente en un elevado porcentaje de la población, los investigadores del grupo de Almeida han comprobado que las dos variantes de la proteína, p53-Arginina o p53-Prolina, determinan el pronóstico funcional tras un ictus.

Mejorar el pronóstico funcional de los pacientes 

Por un lado, la variante p53-Arginina está asociada a un mal pronóstico y es más efectiva a la hora de inducir la muerte neuronal por apoptosis tras un daño isquémico. Este hecho, previamente demostrado mediante estudios in vitro del grupo de investigación, ha sido constatado ahora en un modelo experimental de hemorragia intracerebral in vivo.

Por otro lado, han descrito por primera vez la asociación entre la variante p53-Prolina y una mejor capacidad para reparar el daño vascular que se produce en el cerebro tras un ictus, lo que implica una mejor recuperación funcional de los pacientes.

El mecanismo descrito implica la participación de progenitores endoteliales que migran desde la médula ósea hasta la zona afectada del cerebro, regenerando el tejido dañado en individuos con p53-Prolina. Todo ello estaría encaminado a promover la reparación cerebral, mejorando así el pronóstico funcional de los pacientes tras sufrir la hemorragia intracerebral.


Realizado por Adrián Ayuso Hernández

Dormir poco y sus desventajas.

Escrito por cienciaenlasnoticias 03-11-2016 en medicina. Comentarios (0)

 Todos hemos dormido poco alguna vez en nuestra vida, y todos sabemos que eso conlleva muchas desventajas, pero no sabemos hasta donde pueden llegar.

 Los llamados transtornos del sueño son los problemas más comunes por falta de sueño: problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido o despierto, problemas con el ritmo del sueño y conductas que interrumpen el sueño. Cada uno de estos puede derivar en problemas mayores e incluso en enfermedades como la mononucleosis, la narcolepsia, la obesidad o la diabetes de tipo 2.

 Un nuevo estudio clínico llevado a cabo en la Universidad de Uppsala, en Suecia, sugiere que dormir menos horas de las recomendadas (8 horas y media diarias) podría alterar la abundancia de especies bacterianas en los intestinos, podría dañar nuestra flora intestinal.

 La flora o microbiota intestinal es el conjunto de bacterias que viven en el intestino, en una relación de simbiosis. Estas bacterias no son perjudiciales, de hecho la mayoría son beneficiosas e imprescindibles.

 El estudio, liderado por Christian Benedict y Jonathan Cedernaes, ha sido publicado recientemente en la revista Molecular Metabolism. En él participaron nueve voluntarios, hombres sanos y de peso normal, a los que se sometió a dos noches consecutivas de privación parcial del sueño (durmieron poco más de cuatro horas, desde las 2:45 de la madrugada hasta las 7 de la mañana) y a otras dos de sueño normal (unas ocho horas y media, desde las 22:30 horas hasta las 7).

 ¿El objetivo? Analizar si se producía una alteración de la flora intestinal tras la privación del sueño. Para ello, se recogieron muestras fecales en las 24 horas previas y en las posteriores a las dos noches de sueño alterado y de sueño normal. Además se sometió a los participantes a pruebas de tolerancia a la glucosa.

 En general, los autores del estudio no encontraron pruebas de que la diversidad de la flora intestinal se altere por dormir poco. Esto ya se esperaba, dada la naturaleza del experimento, con una duración breve y ejecutado en muy pocos sujetos de estudio. Sin embargo, en análisis más específicos de grupos de bacterias, los investigadores sí observaron cambios en la microbiota que van en paralelo con algunos de los observados cuando por ejemplo se han comparado individuos obesos con otros de peso normal en otros estudios. Se necesitarán observaciones con periodos de seguimiento más largos y una mayor cantidad de sujetos de estudio para averiguar con la suficiente certeza hasta qué punto las alteraciones de la flora intestinal pueden intervenir en las consecuencias negativas para la salud atribuidas a la pérdida de sueño, como un aumento de peso y la resistencia a la insulina, tal como razona Jonathan Cedernaes, coautor del estudio.

Ya sabéis, ante cualquier duda de si dormir poco es perjudicial (que lo más seguro es que lo sea), dormir mucho. Dormir ayuda a olvidarte de los problemas, a tener mejor imagen y más energía, y lo mejor... ¡es gratis!

Paula Sanabria (miembro del equipo de redacción del blog)