Noticias científicas

Noticias científicas

Comentarios y análisis de noticias científicas o relacionadas con la ciencia, que aparecen en la prensa, etc, desarrollados por alumnos de Bachillerato.

Hierro: ¿una isla o dos?

Escrito por cienciaenlasnoticias 02-10-2016 en La Tierra y la vida. Comentarios (0)

 En octubre de 2011, surgió al sur de la isla canaria de El Hierro, frente a la pequeña población de La Restinga, un volcán submarino que mantuvo preocupados a los habitantes durante los meses que duró la erupción. Sin embargo, los sustos no acabaron ahí, y después se produjeron muchos momentos de alarma provocados por los incontables terremotos y las noticias confusas sobre la posibilidad de que el magma que agitaba la isla rompiera por algún otro lado en una segunda erupción.

 Desde hace unos meses, un grupo de científicos sostiene que esta segunda erupción ya se ha producido bajo el mar al oeste de la isla, como recogieron los medios de comunicación canarios, tras contarlo en una rueda de prensa y publicarlo en una revista. Ahora, en esa misma publicación, otro equipo de científicos ha desmontado la existencia de esa erupción al desmentir los dos pilares en las que se sostenía la afirmación: una foto aérea que se volvió a ubicar a conveniencia y un sonido que el nuevo trabajo considera como simple ruido presentado de forma exagerada para que pareciera una columna vertical que ascendía desde las profundidades del mar.

https://www.youtube.com/watch?v=TpcsTPeJ38Y

 En el vídeo anterior se puede observar el efecto de la erupción volcánica en la superficie del mar a escasa distancia de la costa. De consolidarse el cono volcánico emergente, si este llegase a la superficie del mar aparecería una nueva isla volcánica que, de seguir creciendo, incrementaría la superficie de la Isla de Hierro.

http://www.avcan.org/?m=Noticias

 Adrián Ayuso Hernández (miembro del equipo de redacción del blog)

¿Qué es el CRISPR/Cas9?

Escrito por cienciaenlasnoticias 02-10-2016 en Genética. Comentarios (0)

 Últimamente hemos estado viendo en las noticias numerosos descubrimientos científicos, quizás este sea el que verdaderamente pueda revolucionar todo lo que veníamos viendo hasta ahora. La curación es sólo una de las aplicaciones de esta nueva técnica genética revolucionaria. Otras son más oscuras, como la creación de armas biológicas y de niños a la carta, según están diciendo ya, aunque esto solo es el principio.

 Estamos hablando de biotecnología, una de las ramas que más aportaciones está realizando al ya enorme acervo de conocimientos científicos actuales; estamos hablando de ingeniería genética, de hacer "corta y pega" con los genes y conseguir seres vivos con nuevas características tomadas de otros (transgénicos). Y estamos hablando del "sistema inmune" de las bacterias y su posible uso en seres vivos superiores, como el propio hombre.

 La tecnología CRISPR/Cas9 es una herramienta molecular utilizada para “editar” o “corregir” el genoma de cualquier célula. Sería algo así como unas tijeras moleculares que son capaces de cortar cualquier molécula de ADN haciéndolo de una manera muy precisa y totalmente controlada.  Esa capacidad de cortar el ADN es lo que permite modificar su secuencia, eliminando o insertando nuevo ADN.

 Las siglas CRISPR/Cas9 provienen de Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats, en español “Repeticiones Palindrómicas (que se leen igual al derecho y al revés) Cortas Agrupadas y Regularmente interespaciadas.” La segunda es el nombre de una serie de proteínas, llamadas así por CRISPR associated system (es decir: “sistema asociado a CRISPR”).

 Surgió en 1987, cuando se publicó un artículo en el cual se describía cómo algunas bacterias se defendían de las infecciones víricas. Estas bacterias tienen unas enzimas que son capaces de distinguir entre el material genético de la bacteria y el del virus y, una vez hecha la distinción, destruyen al material genético del virus.

 Haremos especial hincapié en que fue el investigador de la Universidad de Alicante, Francisco Mojica, el primero en estudiar las secuencias CRISPR, que él mismo bautizó. CRISPR nació en los marjales de Santa Pola (Alicante), donde el investigador Francisco Mojica (Elche, 1963) comenzó a estudiar la arqueobacteria Haloferax mediterranei, un microorganismo con una tolerancia extrema a la sal encontrado en las costas de la población valenciana. En 1993 publicó su descubrimiento: "Encontré unas secuencias repetidas en su genoma y comprendí que debían cumplir una función importante para la célula". El entonces recién doctorado Mojica llevó a cabo los primeros experimentos con estos sistemas, que posteriormente bautizaría como CRISPR, para descubrir su función.

 Sin embargo, las bases de este mecanismo no se conocieron hasta más adelante, cuando se mapearon los genomas de algunas bacterias y otros microorganismos. Se encontró que una zona determinada del genoma de muchos microorganismos, especialmente en las nucleasas (enzimas se encuentran en los lisosomas de las células y cuando se requieren salen para actuar en la hidrólisis de los ácidos nucleicos, es decir, participan en la limpieza celular del organismo), estaba llena de repeticiones palindrómicas (como ya hemos dicho, que se leen igual al derecho y al revés) sin ninguna función aparente. Estas repeticiones estaban separadas entre sí mediante unas secuencias denominadas “espaciadores” que se parecían a otras de virus y plásmidos (moléculas de ADN extracromosómico circular que se replican y transmiten independientes del ADN cromosómico). Justo delante de esas repeticiones y “espaciadores” hay una secuencia llamada “líder”, las cuales se llamaron CRISPR. Muy cerca de este agrupamiento se podían encontrar unos genes que codificaban para un tipo de nucleasas: los genes cas.


Las secuencias repetidas del CRISPR. Tomado de: Karginov FV y Hannon GJ. Mol Cell 2010

Las secuencias repetidas del CRISPR. Tomado de: Karginov FV y Hannon GJ. Mol Cell 2010


 Cuando un virus entra dentro de la bacteria toma el control de la maquinaria celular y para ello interacciona con distintos componentes celulares. Pero las bacterias que tienen este sistema de defensa tienen un complejo formado por una proteína Cas unida al ARN producido a partir de las secuencias CRISPR. Entonces el material génico del virus puede interaccionar con este complejo. Si ocurre eso, el material genético viral es inactivado y posteriormente degradado. Pero el sistema va más allá. Las proteínas Cas son capaces de coger una pequeña parte del ADN viral, modificarlo e integrarlo dentro del conjunto de secuencias CRISPR. De esa forma, si esa bacteria (o su descendencia) se encuentra con ese mismo virus, ahora inactivará de forma mucho más eficiente al material genético viral. Es, por lo tanto, un verdadero sistema inmune de bacterias.


Proceso por el que el sistema CRISPR/Cas9 inactiva virus e integra parte de sus secuencias en el genoma de la bacteria.

Proceso por el que el sistema CRISPR/Cas9 inactiva virus e integra parte de sus secuencias en el genoma de la bacteria.


 La comunidad científica llevaba años intentando encontrar un método eficiente y fiable para explorar el genoma hasta que dieron con la revolucionaria técnica en biología molecular del «corta y pega» (técnica CRISPR-Cas9). Sin embargo, hasta ahora ese procedimiento, mucho más potente que los antiguos métodos de edición del genoma, aún presentaba algunas limitaciones. Por ejemplo, era muy útil cuando se trataba de editar fragmentos del genoma que codifican para proteínas pero, en realidad, sólo el 1% del genoma forma parte de este grupo. El 99% del genoma restante, «la materia oscura» o lo que conocíamos como «ADN basura» todavía no podía beneficiarse de las ventajas que presentaba esta técnica.

 Ahora, investigadores del Centro de Regulación Genómica (CRG) liderados por Rory Johnson, presentan un nuevo método que permite utilizar la técnica del CRISPR-­Cas9 también en la materia oscura del ADN.

 Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier, tras la publicación de su investigación sobre la tecnología CRISPR-Cas9 en 2012, han convertido sus vidas en un bucle de entrevistas, premios y debates científicos en torno a las enormes oportunidades que permite este método de manipulación genética. Mojica ha quedado en un segundo plano frente a las dos científicas, aunque reconocen su influencia. Doudna y Charpentier, cuyos nombres se oyen ya como posibles ganadoras del Nobel, han dejado momentáneamente las batas de laboratorio para prestar atención a todo el revuelo mediático que causan las potenciales aplicaciones del CRISPR-Cas9, que no solo podría aplicarse a la cura de enfermedades genéticas, sino que incluso podría abrir la puerta a modificar embriones o recuperar especies extintas.


Mapa con la historia de CRISPR. En verde, los primeros pasos dados en España. (Cell)

Mapa con la historia de CRISPR. En verde, los primeros pasos dados en España. (Cell)

 Es posible que además de merecer el Nobel sigamos encontrando en los próximos años muchos más descubrimientos que partan o tengan relación con la tecnología CRISPR/cas9.

Carmen C. (miembro del equipo de redacción del blog)


Meteorito en argentina

Escrito por cienciaenlasnoticias 28-09-2016 en La Tierra y la vida. Comentarios (0)

 Seguro que todos habéis oído hablar del Big Bang, la gran explosión que convirtió la energía en materia y que originó nuestro universo. También que gran parte de esa materia comenzó a agregarse formando los cuerpos celestes, como las estrellas o los planetas. Y es posible que algunos otros conozcáis la existencia de fragmentos de esa materia que no han llegado a consolidarse y que se encuentran pululando por el universo; algunos de ellos se encuentran en el Sistema Solar, formando el cinturón de asteroides. De vez en cuando algunos cuerpos se precipitan hacia los planetas y satélites, chocando contra ellos y produciendo importantes alteraciones: esos son los meteoritos.

 Uno de estos meteoritos ha sido hallado en Argentina por el equipo de investigadores de la Asociación de Astronomía del Chaco. Pesa 30 toneladas aproximadamente siendo el segundo más grande del mundo tan solo superado por Hoba, con 60 toneladas. El meteorito ha sido llamado Gancedo, y está compuesto principalmente por hierro y níquel por lo es una roca similar a las de el núcleo de nuestro planeta ya que estos materiales son muy densos. Por este motivo, podríamos deducir que este meteorito formaría parte de el núcleo de un planeta el cual fue roto en fragmentos años atrás.

 No es el primero que lo hace ni será el último...

 http://videos.elmundo.es/v/0_qlz5pnqd-el-2-meteorito-mas-grande-del-mundo-cae-en-argentina?count=0

Enlace de la noticia: http://elpais.com/elpais/2016/09/19/ciencia/1474302626_364668.html

Laura C. (miembro del equipo de redacción del blog)


Descubiertos siete grandes géiseres de agua en Europa, luna de Júpiter

Escrito por cienciaenlasnoticias 28-09-2016 en La Tierra y la vida. Comentarios (0)

Europa forma parte de ese pequeño grupo de lunas del Sistema Solar en las que podría haberse desarrollado la vida. Es el sexto satélite natural de Júpiter en orden creciente de distancia y el más pequeño de los cuatro satélites galileanos (Ío, Europa, Ganímedes y Calisto). También es el sexto satélite más grande del Sistema Solar, ligeramente más pequeño que la Luna. Está compuesto principalmente por silicatos, tiene una gruesa corteza de hielo de agua (bajo la que se cree que existe un gran océano subterráneo) y un probable núcleo de hierro y níquel.

La NASA llevó a cabo una rueda de prensa para explicar los últimos hallazgos, obtenidos a partir de una serie de imágenes del Telescopio Espacial Hubble. Los investigadores han explicado que el anuncio no tiene nada que ver con la detección de vida en Europa, aunque sí con sus océanos subterráneos.

Nuevos géiseres de agua han sido descubiertos en Europa, nuevas evidencias de que bajo sus hielos se esconde un enorme océano global, similar al descubierto en Encélado, un satélite de Saturno que también está cubierto por una gruesa capa de hielo. El hallazgo fue hecho en el hemisferio sur del satélite joviano.

Con sus cerca de 200 km. de altura, los chorros, presumiblemente, vuelven a depositar su contenido sobre la superficie del satélite en forma de lluvia. Se estima que el océano global subterráneo de Europa contiene más del doble de agua que la suma de todos los océanos terrestres. Pero todo ese agua está oculta y protegida por una capa de hielo extremadamente frío y duro y cuyo grosor se desconoce. Por eso, los géiseres constituyen una posibilidad tentadora para obtener muestras del océano subterráneo sin necesidad de perforar la superficie.

El propósito original de los investigadores era determinar las características de la atmósfera de Europa. Utilizando los mismos métodos que permiten detectar atmósferas alrededor de planetas alrededor de otras estrellas, el equipo se dio cuenta de que había vapor de agua procedente de la superficie.

En diez ocasiones diferentes a lo largo de 15 meses de trabajo, los investigadores observaron cómo Europa pasaba frente a Júpiter. Y pudieron ver los géiseres en plena actividad en tres de esas ocasiones.

Si los resultados se confirman de forma definitiva, Europa se convertirá en la segunda luna del Sistema Solar con géiseres activos de vapor de agua. En 2005, en efecto, la sonda Cassini ya confirmó su existencia en la luna de Saturno, Encélado.

En el futuro, los científicos podrán utilizar la visión infrarroja del nuevo telescopio espacial James Webb, que será lanzado en 2018, para confirmar esta «actividad de ventilación» en Europa.

Los prometedores resultados de las lunas de Júpiter han llevado a las agencias espaciales a diseñar nuevas misiones para averiguar si albergan vida. En 2022, la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzará JUICE: "Aunque va a estudiar con más detalle Ganímedes (satélite natural más grande de Júpiter y del Sistema Solar), hará dos sobrevuelos sobre Europa para estudiar su actividad geológica", señala Olga Prieto.

Por otro lado, la NASA tiene previsto mandar una misión (Europa Multiple-Flyby) para que explore Europa y también enviar un lander, una sonda que aterrice en su superficie aunque de momento la misión no tiene presupuesto asignado ni nombre. Y es que buscar indicios de vida desde el aire es muy complicado a no ser que haya organismos que tengan clorofila, pues ésta sí se ve bien desde el aire, según Prieto.



Carmen C. (miembro del equipo de redacción del blog)